Home > ¿Cómo se puede convertir un coche a GLP?

¿Cómo se puede convertir un coche a GLP?

Convertir a GLP un coche antiguo puede ayudarte a ahorrar dinero en combustible. Hoy te contaremos cómo hacerlo y en qué casos merece la pena.

¿Qué coches se pueden convertir a GLP?

En la actualidad, ya hay varios vehículos que se venden directamente adaptados para funcionar con GLP de forma nativa. La mayoría son bifuel, es decir, que combinan el depósito de gasolina y el de gas licuado del petróleo. Todos estos vehículos vienen directamente con la etiqueta ECO de la DGT, tal y como ocurre con los vehículos híbridos. 

Eso sí, el mayor atractivo del gas licuado es que puede instalarse en coches antiguos para ahorrar combustible. Se pueden convertir a GLP dos tipos de vehículos, siendo ambos de gasolina. Los que se pueden convertir son los siguientes:

  • Vehículos de gasolina que cumplan con la normativa EURO 3: la mayoría se han matriculado a partir del año 2001, aunque hay algunos vehículos que cumplen la normativa que son anteriores. Si el vehículo ha sido matriculado entre 1995 y 2001, deberías consultarlo con el fabricante. Además, no puede superar los 460 caballos de potencia. Estos coches no tendrán la etiqueta ECO ni ninguna acreditación ni ventaja otorgada por la DGT, conservando la etiqueta que tenían anteriormente.
  • Vehículos de gasolina que cumplan con la normativa EURO 4, 5 o 6: suelen ser vehículos matriculados a partir del año 2006, clasificados normalmente con la etiqueta C, aunque hay algunos de matriculación anterior que cumplen con la normativa EURO 4. Al convertir a GLP, pasarán a tener la etiqueta ECO, la cual permite circular en lugares con restricciones de tráfico por contaminación, beneficios fiscales y descuentos en servicios municipales. 

Hay algunos vehículos diésel que también podrían pasarse a GLP, pero no es aconsejable por norma general. Al cambiar por completo la mecánica del coche y convertirse en monofuel, es muy costoso de adaptar, así que solamente saldría rentable en vehículos industriales con muchísimo uso. De este modo, solamente tendremos en cuenta los coches de gasolina, ya que a la mayoría de particulares no les saldría rentable la conversión a diésel.

¿Cuánto cuesta convertir a GLP?

Transformar un coche a GLP no es excesivamente costoso. Según el vehículo y su cilindrada, tiene un coste de entre 1000 y 2000 euros en un taller cualificado. A esto hay que añadir el coste de la ITV, ya que tendrás que pasarla después de haber hecho la transformación. Esta inspección es un poco especial, ya que comprueba la seguridad del coche y le otorga la etiqueta ECO si cumple con los requisitos para obtenerla.

En la actualidad, Repsol ofrece hasta 150 euros en autogás a los conductores que conviertan su vehículo a GLP. La campaña es para los vehículos de gasolina y etiqueta C, en las provincias de Madrid, Barcelona, Málaga, Valencia, Alicante y Sevilla, estando vigente hasta el 24 de febrero de 2023. Eso significa que por convertir el coche a GLP, recibirás dinero en combustible, haciendo que te salga aún más a cuenta. 

Para ello, tendrás que ir a los talleres mecánicos de Ircongas, Gaspointcenter, Gasmoción y a la Asociación de Transformadores de Vehículos (Astrave). Contacta con los talleres, haz la transformación a GLP y recibirás esa ayuda en carburante, la cual podrás canjear entre el 1 de enero de 2023 y el 1 de abril de 2024 a través de la aplicación Waylet.

¿Cuándo se recomienda cambiar a GLP?

El GLP se ha impuesto como un combustible anticrisis, especialmente en estos tiempos, así que se ha convertido en el combustible alternativo más usado del mundo. Su coste es muy inferior al de la gasolina, costando aproximadamente la mitad en estos momentos, unido a las numerosas ventajas de la etiqueta ECO. Por este motivo, se recomienda cambiar a GLP a todos los coches en buen estado que puedan acceder a la etiqueta ECO, es decir, con norma EURO 4 en adelante. 

Es más, si el coche no tiene etiqueta ECO por ser de norma EURO 3, se recomienda igualmente cambiar a GLP, ya que aún tendrás numerosas ventajas. Por un lado, consigues mejorar la calidad del aire, ya que este combustible tiene bajas emisiones de NOx y partículas. Esto ayudará a combatir el cambio climático y luchar contra la contaminación, poniendo tu granito de arena. 

Por otro lado, la autonomía aumenta y tendrás que parar menos a repostar, mejorando así tu comodidad. Además, siempre será un ahorro al bolsillo al ahorrarte hasta un 45% en combustible. Finalmente, al ser vehículos bifuel, puedes seguir utilizando la gasolina si así lo deseas, aumentando aún más la autonomía.  

Debido al bajo coste de transformación,vas a poder amortizar rápidamente la inversión a poco que cojas el coche. Se calcula que puedes amortizar la inversión haciendo tan sólo una media de 30.000 kilómetros al año. 

Eso sí, no deberías convertir a GLP el coche solamente porque tenga la normativa EURO 3 o siguientes. Antes de eso, deberías revisar su estado general y asegurarte de que el coche funciona correctamente y aún le queda vida útil. Si el coche está en mal estado, se desaconseja convertirlo, ya que podría averiarse antes de amortizar la inversión o producirse nuevas averías. En estos casos, es mejor adquirir un vehículo de segunda mano que cumpla la normativa y que esté en buen estado.

¡Ahorra tiempo y dinero!

Waylet es la app gratuita de pago y fidelización móvil que te ofrece los mejores descuentos y promociones. ¡Descarga ya la app y comienza a ahorrar!

¿Cómo es el kit de conversión a GLP?

Para convertir a GLP necesitas un kit homologado. Este kit de conversión básicamente consiste en instalar otro depósito en el coche, totalmente paralelo al de gasolina. El depósito se suele instalar en el maletero o al lado de la rueda de repuesto, con una instalación de un circuito para canalizarlo al motor que incluye filtro de gas, válvulas, un inyector  y evaporadores y reductores. 

Por otro lado, se instalan sensores de temperatura y de presión, además de una pequeña centralita que controla el funcionamiento del sistema. Esta centralita incluye un mando, el cual permite cambiar de GLP a gasolina según los deseos del conductor, utilizando ambos depósitos de la forma que él quiera. 

Dependiendo del tipo de vehículo, la instalación para convertir a GLP tardará más o menos tiempo. En cualquier caso, es una instalación sencilla y rápida, que suele tardar un par de días como máximo