Blog de Consejos sobre Combustible y Viajes

Combustible y viajes son dos términos que nos hacen pensar en la necesidad de ahorrar. Emplear el combustible de forma eficiente es fundamental.
¡Ahorra tiempo y dinero!

Waylet es la app gratuita de pago y fidelización móvil que te ofrece los mejores descuentos y promociones. ¡Descarga ya la app y comienza a ahorrar!

¿Qué encontrarás en nuestro blog de combustible y viajes?

En nuestro blog, puedes encontrar los más variados consejos sobre combustible, rutas y viajes por carretera. Orientaciones prácticas que pueden ayudarte a encontrar las mejores maneras de ahorrar, las rutas más bellas o las más breves y prácticas para llegar a tu destino y poder disfrutar de tu viaje. También ofrecemos recomendaciones para el resto de usuarios de combustible, que trabajan con él en su día a día: agricultores, trabajadores industriales, transportistas profesionales, pilotos de aviación, etc.

Consejos de combustible y sus usos

Hay varias maneras de lograr un mayor ahorro de combustible y de emplear este de la forma más eficiente cuando emprendemos un viaje:

  • Evitar el exceso de carga en el coche. Un exceso de peso en el vehículo contribuye a un mayor gasto de combustible. Hay que eliminar todo aquello que suponga un lastre innecesario para nuestro motor.
  • La revisión del vehículo y cambiar los filtros y lubricantes es de gran importancia antes de emprender un viaje Así, evitamos males mayores, como averías imprevistas. Esto es realmente fundamental, ya que, por ejemplo, una presión de neumáticos incorrecta aumenta un 4% el consumo de combustible. También se aplica a la maquinaria de uso agrícola, como es el caso de los tractores, o en cualquier otro vehículo que funcione con combustible.
  • Planificar las rutas es fundamental, ya que el estar parado con el motor encendido, por ejemplo, en un atasco en carretera, incrementa un 14% el consumo de combustible. En el caso de la aviación, una óptima planificación de la ruta también es importante, según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). De ahí, el hincapié de las organizaciones de aviación en los últimos años en la necesidad de unificar los espacios aéreos, sobre todo en la UE. Esto permitiría que los aviones pudieran circular de forma más directa.
  • Usar con eficiencia el aire acondicionado, sin derroches innecesarios. La temperatura ideal del interior de un vehículo ha de ser la misma que la del interior de un hogar: entre 20 y 24 grados. Precisamente, a la hora de pretender alcanzar esta temperatura ideal es cuando más gastamos en combustible. En automóvil, camión o furgoneta, lo recomendable es bajar las dos ventanillas delanteras antes de emprender el viaje para crear corriente y así disminuir la temperatura. A continuación, y ahora con ambas ventanillas sólo ligeramente bajadas, lo aconsejable es poner el aire acondicionado a una temperatura inferior a 20 grados. Con ello se logra expulsar el aire caliente del vehículo en un tiempo inferior, con lo que se reduce el gasto de combustible ocasionado por la climatización.
  • No circular con las ventanillas bajadas. Al provocar la entrada de aire en el vehículo, la presión de aquel en dirección contraria fuerza que la velocidad disminuya, provocando un gasto mayor y menos eficiente del combustible.

Conducción eficiente y sostenible

En este aspecto, conducir de forma eficiente es importante para ahorrar combustible y evitar averías y otros contratiempos en ruta. Algunos consejos interesantes en tal sentido serían:

  • Procurar no conducir a gran velocidad, ya que se produce un gasto del 30% más de combustible. El manejo de la velocidad es muy importante a la hora de controlar la relación entre combustible y viajes.
  • Conducir o pilotar a una velocidad lo más constante posible, para que no se dispare el consumo. Sobre todo, deben evitarse los acelerones cuando el motor aún está en frío y aún no ha alcanzado su temperatura ideal. Forzar el motor con cambios de velocidad, sobre todo si son bruscos, puede suponer un derroche de combustible. En los coches y aviones, así como en la maquinaria agrícola y los vehículos de transporte profesional, también es lo más recomendable circular a una velocidad constante.
  • Apagar el motor en las paradas breves. Por ejemplo, cuando un pasajero se baja y tiene que sacar sus maletas y cargas. El motor encendido con el coche parado supone un incremento, a menudo superfluo, del consumo del combustible. En todo caso, si prevemos que vamos a estar parados más de dos minutos, lo mejor es apagar el motor.
  • Disminuir el número de revoluciones por minuto. En carretera, es fundamental no sobrepasar las 3.000 revoluciones por minuto, y usar las marchas largas; por ejemplo, pasar de una tercera a una quinta marcha. Con ello, se ahorra una considerable cantidad de combustible. Es necesario pisar suavemente el acelerador, para no forzar el motor demasiado. Lo mismo sucede en la aviación, donde los cambios bruscos de velocidad disparan el consumo de combustible.
  • Emplear el motor para reducir la velocidad. Hay dos formas de reducir la velocidad del vehículo; una es mediante los frenos, cuando se circula a altas velocidades, y otra a través del motor, a velocidades más lentas. Esta última técnica, llamada freno motor conlleva un menor gasto en combustible por la ausencia del uso del pedal de freno. Esta fórmula no daña al vehículo y resulta especialmente eficaz en descensos de pendientes. 
  • Acelerar de forma suave y paulatina. La aceleración ha de ser gradual para evitar el forzado del motor. Asimismo, siempre es recomendable utilizar preferentemente las marchas largas.

Las mejores rutas por carretera

A la hora de recorrer nuestro país en carretera, existen diversas rutas que son especialmente recomendables para disfrutar mejor de nuestros viajes:

  • La Costa Brava, desde Blanes hasta el Cap de Creus, es una de las rutas de carretera más bellas de España, y que permite contemplar el entorno natural del litoral catalán.
  • La ruta por Asturias en carretera es también muy recomendable, pues pasa por los grandes municipios astures como Gijón, Oviedo y Avilés, o por paisajes como los Picos de Europa o los Lagos de Covadonga. A todo ello hay que añadir la belleza del paisaje asturiano del litoral cantábrico.
  • La ruta del País Vasco por carretera es también justamente famosa por la feracidad natural de sus paisajes y por sus hermosos municipios como San Sebastián, Hondarribia, Bermeo, Mundaka, Getaria, Zumaia, etc.
  • La ruta de los molinos de Castilla-La Mancha, también conocida como la Ruta de Don Quijote, es otra de las más afamadas de España. Lugares como la localidad de Consuegra, Tablas de Daimiel, el cerro de Mota del Cuervo (conocido por sus vistas panorámicas como El Balcón de La Mancha), o Puerto Lápice, entre otros muchos.
  • Ruta de la Plata. Cruza España desde Gijón a Sevilla, y es otra de las rutas más famosas para recorrer y conocer España por carretera. Atraviesa Castilla y León por Astorga, Zamora y Salamanca, desciende hasta Mérida junto a la célebre calzada romana, los bellos paisajes extremeños del Valle del Jerte

Combustible y viajes son dos términos que pueden armonizarse sabiendo planificar las rutas, tomando algunas precauciones, y planificando nuestras rutas de manera prudente y eficiente.