¿Qué es la destilación al vacío?

Gracias a la destilación al vacío se pueden procesar una gran variedad de sustancias relacionadas con la industria alimenticia, la farmacéutica, de la construcción, de los plásticos y las petroquímicas, entre algunas otras.

La destilación se emplea normalmente para separar los componentes de una mezcla de líquidos. Estos componentes tienen distintos puntos de ebullición, por lo que se evaporan en condiciones de trabajo distintas. Así, es posible eliminarlos y recuperarlos correctamente.

La destilación al vacío se produce cuando los elementos que se van a separar tienen puntos de ebullición muy elevados a presión atmosférica normal (entre 200 y 400º), por lo que necesitan reducir la presión del espacio en el que se encuentran para disminuirlo. De lo contrario sería necesaria una gran cantidad de energía y existiría riesgo de que la materia acabara descomponiéndose.

Diferencias entre destilación atmosférica y al vacío

  •  La destilación atmosférica se realiza con una presión similar a la atmosférica para así poder extraer los hidrocarburos que hay presentes en el crudo sin modificar la estructura molecular.
  •  La destilación al vacío realiza el vacío para así poder destilar el elemento por debajo de su punto de ebullición normal.

Ejemplos de destilación al vacío

Algunas de las aplicaciones en las que se puede usar el proceso de destilación al vacío son las siguientes:

  • Destilación al vacío en laboratorios como por ejemplo para poder extraer los aceites esenciales.
  • La destilación al vacío en la industria es muy similar a la que se lleva a cabo en los laboratorios. Alguno de los ejemplos de la utilización de la destilación al vacío en la industria puede ser la separación del petróleo crudo en otros elementos como la gasolina o el queroseno.

En función del elemento que se vaya a emplear en la destilación al vacío, también se usan las bombas de vacío. Dichas bombas reducen el número de etapas para conseguir el vacío y con un mantenimiento muy inferior.