Productos químicos

Los productos químicos son vitales para la vida, pero podrían ser peligrosos. Hoy hablaremos más sobre ellos, sus tipos y cómo guardarlos. 

¿Qué son los productos químicos?

Los productos químicos son un compuesto químico o conjunto de compuestos que cumplen una función determinada. Se puede fabricar en un laboratorio, de manera industrial u obtenerse de la naturaleza, excluyendo a los seres vivos. 

Por norma general, se componen de un componente activo, destinado a realizar la función deseada y de excipientes, que sirven para que el anterior trabaje en condiciones óptimas. Por ejemplo, un excipiente puede mejorar el pH, la densidad o la viscosidad, además de servir para abaratar costos o para darle simplemente un mejor aspecto. 

Estos productos están pensados para mejorar la vida de los seres humanos, pero pueden ser peligrosos si se utilizan de forma incorrecta.El mayor peligro es el del medio ambiente, especialmente con las sustancias persistentes. 

Tipos de productos químicos

Hay 3 formas de dividir los productos químicos:

  • Por materia orgánica:
      • Orgánicos: contienen compuestos orgánicos como el carbono, hidrocarburos o alcoholes
      • Inorgánicos: contienen compuestos no orgánicos como los ácidos y las bases
  • Por comportamiento:
    • Explosivos: liberan gas, vapor y calor, con expansión violenta de gases y reacción exotérmica. 
    • Inflamables: combustión muy rápida.
    • Comburentes: provocan y aceleran la combustión en combinación de combustible. 
  • Por peligrosidad (convenio de Róterdam que solo clasifica los peligrosos para los seres humanos):
    • Insolventes: prohibidos en su totalidad o retirados del mercado. 
    • Rigurosamente restringidos: altamente regulados y prohibidos casi siempre salvo en casos muy específicos.
    • Extremadamente peligrosos: se utilizan como plaguicidas, pero producen graves daños a la salud y al medio ambiente observables a corto plazo.

Pautas de almacenamiento de productos químicos

Debido a su peligrosidad, los productos químicos deben almacenarse bajo normas estrictas y bajo personal autorizado. Se depositan de forma aislada y separada del resto de mercancías para evitar riesgos, clasificándolos según la forma, aplicación química y comportamiento, dividiéndolos en espacios determinados para cada tipo. Gracias a esta acotación, se puede saber el origen de los posibles incendios o fugas. 

La zona de almacenaje siempre será resistente al fuego, tendrá medios para detectar incendios, evitará focos de calor y controlará la temperatura para evitar que haya alteraciones. Asimismo, la instalación eléctrica será antiexplosiva y habrá un buen sistema de ventilación. 

Asimismo, se evitarán salpicaduras, roturas y derrames de recipientes, con el fin de evitar contacto entre productos químicos. Para ello, se utilizan cubetos de retención, bandejas o armarios especiales cuando son corrosivos. Todo será supervisado por un equipo especializado en productos químicos, con la correcta formación sobre el tema.