¿Qué es el queroseno?

El queroseno es una fracción del petróleo natural obtenida por refinación y destilación, usada en el alumbrado y como combustible en los propulsores de chorro. Éste es un líquido transparente de densidad intermedia entre la gasolina y el gasóleo, se utiliza como combustible en los motores de reacción y de turbina de gas o también se puede añadir al gasóleo de automoción en las refinerías. 

Otro de sus usos son como disolvente y para la calefacción doméstica, como dieléctrico en el proceso de mecanizado por descargas eléctricas y, antiguamente, para iluminación.

 

¿Para qué sirve el queroseno?

Los usos del queroseno son varios:

  • Combustible específico en maquinaria pesada de minería, movimiento de tierra y agricultura.
  • Motores que trabajan en altitudes altas y con temperaturas por debajo de 0ºC, como en los motores de aviones.
  • Motores de embarcaciones pesqueras.
  • Como fuente de iluminación y calefacción.
  • Como combustible en refrigeración y cocinas.
  • Limpieza mecánica, disolvente y formulación de insecticidas.
  • Como combustible de los motores de los cohetes espaciales a reacción.

¿Es más inflamable el queroseno o la gasolina?

​​En primer lugar, el punto de inflamabilidad de una sustancia, generalmente de un combustible, es la temperatura más baja en la que puede formarse una mezcla inflamable en contacto con el aire. Inflamable es la sustancia no metálica que sufre un cambio al estar en contacto con el fuego o al ponerse en combustión. Cuando llega a esa temperatura, desprende vapores que al mezclarse con el oxígeno del aire u otro oxidante es capaz de arder de forma violenta. Suele originar una llama instantánea que no suele mantenerse mucho tiempo.

 

En comparación con la gasolina, el queroseno tiene un punto de inflamación mucho más elevado en comparación a ésta. El punto de inflamación del queroseno está entre los 38ºC a los 72ªC, lo que significa, que la exposición del queroseno a una simple llama o chispa hará que de manera automática éste se encienda.

 

La gasolina, por otro lado, como tal no arde pero sí que es muy volátil y su vapor si que puede generar una explosión, y su temperatura de inflamación es -43ºC.