¿Qué es la química orgánica?

La química orgánica se dedica a estudiar la estructura, propiedades, síntesis y la reactividad que tienen los diferentes compuestos químicos que están hechas a base de carbono e hidrógeno. Con orgánico se entiende que es la relación que existe entre los diferentes compuestos y sus diferentes procesos vitales.

Los compuestos orgánicos se encuentran en el día a día debido a la gran variedad de propiedades y aplicaciones que tienen: plásticos, detergentes, pinturas, explosivos, productos farmacéuticos, colorantes, insecticidas, etc. Al crear diferentes moléculas se consiguen nuevos colores, perfumes, nuevos medicamentos con los que se pueden curar enfermedades.

Los compuesto orgánicos se clasifican de la siguiente manera:

  • Hidrocarburos aromáticos
  • Hidrocarburos alifáticos
  • Heterocíclicos
  • Organometálicos
  • Polímeros

Clasificación de las reacciones químicas orgánicas

Gracias a las reacciones químicas, a partir de un elemento, se consigue su transformación dando lugar a una serie de productos. Existen distintos tipos de reacciones orgánicas, que a su vez se dividen en otras tantas:

1. Clasificación por el tipo de transformación.

  • Reacciones de adición.
  • Reacciones de sustitución
  • Reacciones de eliminación
  • Reacciones de transposición

2. Clasificación dependiendo de cómo se rompa el enlace.

  • Reacciones homolíticas
  • Reacciones heterolíticas

3. Clasificación en función de cómo se forman los enlaces.

  • Reacciones de coligación
  • Reacciones de coordinación

4. Clasificación por la forma en la que se rompen y se forman los enlaces.

  • Reacciones no concertadas
  • Reacciones concertadas

5. Clasificación según la naturaleza del reactivo atacante.

  • Reacciones electrofílicas
  • Reacciones nucleofílicas

6. Reacciones de oxidación y reducción.

7. Clasificación según las condiciones polares y no polares de las reacciones.

  • Reacciones polares
  • Reacciones no polares

Procesos de química orgánica

Hay muchos procesos de química orgánica que entrar en funcionamiento para poder crear productos que se usan en el día a día, por ejemplo:

  • Para poder fabricar jabones a partir de grasas animales y vegetales.
  • La fermentación y destilación de los azúcares para poder conseguir alcoholes y así fabricar bebidas, solventes y otros productos.
  • Obtener lamidos a raíz del proceso de fotosíntesis de las plantas.
  • Diversos procesos para poder conseguir los diferentes derivados del petróleo que existen, como pueden ser el plástico, la gasolina, el benceno o el nylon.
  • La creación de antibióticos muy concretos para poder tratar ciertos tipos de bacterias.