Emisiones de CO2 por tipo de combustible

Cada combustible usado en el coche tiene una huella de carbono distinta. Para saberla, veremos las emisiones de CO2 por tipo de combustible.

¿Cómo se miden las emisiones de CO2?

Antiguamente, se utilizaba la prueba del ciclo NEDC para medir el impacto ambiental del combustible; sin embargo, eso cambió en septiembre de 2018. Ese año se introdujo la norma WLTP, la cual sirve para medir el nivel de emisiones con datos más realistas, en contraste con la norma anterior, que lo hacía en condiciones de laboratorio. 

Para hacerlo, se realizan una serie de pruebas, recorriendo unos 23,25 km en un escenario de conducción realista. Este nuevo ciclo intenta reproducir la conducción en vías urbanas y en carreteras: menos tiempo de parada, temperaturas ambientes reales, más velocidad media, aceleración y frenada más dinámica y más situaciones de conducción. 

Estas pruebas WLTP dan un mayor consumo y emisiones que en las anteriores, algo que incentiva a las marcas a hacer vehículos con menor emisión. De no hacerlo, podrían enfrentarse a tipos impositivos más elevados o incluso a sanciones económicas. 

Niveles de emisiones de CO2 por cada tipo de combustible

La gran pregunta típica en estos casos es la de si emite más un coche de gasolina o un coche diésel. En otros tiempos, se consideraba que el diésel era menos contaminante, pero esto ha cambiado debido a las nuevas investigaciones, ya que no siempre estos vehículos emiten menos CO2. 

Para saberlo, vamos a ver a fondo los niveles de emisiones de CO2 por tipo de combustible. Veremos no solamente el diésel y la gasolina, sino el consumo de otros como los híbridos o GLP. 

Diésel

Basándonos solamente en el carburante, el que más emite es el diésel. Por cada litro de gasóleo consumido a los 100 km, hay una emisión de 26,1 g/km de dióxido de carbono. 

Los turismos y furgonetas diésel matriculados después de enero de 2014 reciben la categoría de vehículo C con etiqueta verde. En cambio, sí fue matriculado de 2006 a 2014, se considera categoría B con etiqueta amarilla. 

Gasolina

El segundo en la lista es la gasolina, aunque anda cerca del gasóleo. La emisión de CO2 por cada litro de gasolina a los 100 km es de 23 g/km. 

Eso sí, debido a la poca eficiencia energética, se considera más contaminante que el diésel a efectos prácticos. Los vehículos diésel suelen gastar menos que los de gasolina a prestaciones y rendimiento similares, consiguiendo compensar la mayor emisión por litro consumido. Eso sí, los avances tecnológicos podrían acabar revirtiendo esta tendencia pronto. 

Aún así, las etiquetas son más permisivas con estos vehículos. Si está matriculado a partir de enero de 2006, recibe la etiqueta verde C. En el caso de que sea del 2000 al 2006, recibe la etiqueta B amarilla. 

Gas Natural

Los vehículos de gas natural comprimido tienen una emisión significativamente menor a la gasolina y al diésel. En concreto, por cada metro cúbico de gas consumido a los 100 km, se emiten 17,7 g/km de CO2. Se considera un coche con etiqueta ECO. 

GLP

Los vehículos GLP o gas licuado del petróleo tienen un consumo similar al gas natural e inferior a la gasolina. Por cada litro de combustible consumido a los 100 km se emiten 16,2 g/km de dióxido de carbono. Si el coche cumple la normativa Euro 4 y se convierte a GLP, tendrá la etiqueta ECO. En cambio, con la normativa Euro 3 no obtendrá esta etiqueta. 

¡Ahorra tiempo y dinero!

Waylet es la app gratuita de pago y fidelización móvil que te ofrece los mejores descuentos y promociones. ¡Descarga ya la app y comienza a ahorrar!

Coche eléctrico

Aunque los coches eléctricos no emiten CO2 directamente a la atmósfera, sí que tienen huella de carbono. Por ello, hay que incluirlo en la lista de emisiones de CO2 por tipo de combustible, aunque esta huella sea difícil de calcular. 

Lo que sí que se sabe es que aproximadamente el 51% de esas emisiones se generan produciéndose. Sus baterías de gran tamaño requieren de mucha energía, lo cual provoca emisiones de forma indirecta, generando el 40% total de las emisiones solamente en extraer los minerales y producirla. 

Por otro lado, el resto del porcentaje procede de su utilización. Dependiendo del mix energético, la emisión vertida a la atmósfera cambia. En España, se calcula que una tercera parte de la energía es renovable. Aún así, nos encontramos con que los vehículos eléctricos son los que menos CO2 emiten a lo largo de su vida útil, así que son considerados vehículos 0 y reciben la etiqueta azul. 

Coche híbrido

El vehículo híbrido es una mezcla entre un motor de combustión y un eléctrico. Se calcula que emite un 34% menos que los vehículos de gasolina al utilizarse. 

Eso sí, estos vehículos tienen un ciclo de producción costoso, que emite más CO2 al fabricarse que los vehículos diésel y gasolina, aunque menos que en los eléctricos. De este modo, quedan como los segundos en la lista de menor emisión. 

Si es un híbrido enchufable con más de 40 km de autonomía, recibiría la etiqueta azul. En cambio, si la autonomía es inferior a 40 km o es híbrido no enchufable, se considera un vehículo ECO, con pegatina verde y azul. 

¿Cómo saber cuántos gramos de CO2 emite el coche?

La lista anterior nos indica las emisiones de CO2 por cada tipo de combustible; sin embargo, eso no nos dice lo que emite un vehículo. La razón es que hay otros factores que determinan las emisiones, como el peso del coche, el consumo o sus prestaciones. 

Puedes saber cuántos gramos de CO2 emite el coche mirando la ficha técnica del vehículo, ya que los fabricantes tienen que hacer públicas estas cifras por ley. Por lo general, un coche compacto genera menos emisiones que un vehículo 4×4 grande.

Una vez que sepas las emisiones de gramos de CO2 por cada kilómetro, multiplica los kilómetros recorridos y conseguirás la cifra exacta. Si no lo quieres hacer manualmente, existen calculadoras de emisiones aún más precisas, que incluyen otros factores como el número de pasajeros o el tipo de desplazamiento.